Quiénes somos
Imagen de cabecera

Calidades en la construcción de viviendas. Tarima.

12/08/2013

A menudo hablamos de tipos de materiales, utilizados en la construcción de viviendas, y no tenemos muy claro, como diferenciar unos de otros, o el porqué de su elección. En el artículo de hoy, pretendemos hablaros de la Tarima, y sobre todo, analizar de manera superficial, los distintos tipos de tarima y la denominación de los mismos.

Como todos sabéis, la tarima es un material utilizado en el solado de viviendas, que nos aporta unas condiciones de calidez, a las distintas dependencias, junto con unas prestaciones de resistencia y durabilidad.

En síntesis, podemos hablar de dos tipos de tarimas, en función de sus componentes o fabricación:

Tarima flotante o suelo laminado, que es un material que se compone de varias capas: Una base de fibra de madera de alta densidad, sobre la cual se adhiere un dibujo impreso, imitación a madera y una capa de resinas que proporciona la resistencia. El grosor de la misma puede estas comprendido entre 6 y 12 mm.

Las diferencias entre un tipo de laminado y otro son notables, siendo mucho más resistentes al desgaste y abrasión los laminados de alta presión o HPL. Esto es debido a su proceso de fabricación. El laminado de alta presión, es un procedimiento en el cual se utilizan multicapas, hasta alcanzar la resistencia deseada por el fabricante.

Los suelos se clasifican en cinco calidades, según la norma EN 13329, que consiste en comprobar la resistencia del suelo a la abrasión y al desgaste. Para ello, una maquina somete al suelo, a una serie de frotados con una rueda de papel de lija, hasta que el dibujo decorativo pierde su apariencia

Según el número de vueltas que soporte, los clasificaremos en:

  • AC-1 (más de 900 vueltas)
  • AC-2 (más de 1.800 vueltas)
  • AC-3 (más de 2.500 vueltas) Uso destinado a viviendas.
  • AC-4 (más de 4.000 vueltas) Uso destinado a locales comerciales.
  • AC-5 (más de 6.500 vueltas) Uso destinado a locales de mayor transito.

Tarima flotante madera multicapa: Este tipo de tarima flotante, se compone de una base inferior de estabilización, y dos o más capas de madera, de las que las intermedias suelen ser de madera resistente y barata, y la superior o de acabado, de madera noble. Esta última capa, suele tener un grosor de entre 1,5 y 4 mm, de manera que pueda lijarse y barnizarse varias veces, normalmente dos, y muy raramente más de cuatro.

En definitiva la combinación de capas y el proceso de fabricación determinan un tipo u otro. Existiendo, sin duda, ventajas e inconvenientes para cada uno de ellos.

Progemisa. Comprometidos con nuestros clientes.

Enviar un comentario
Su email no será publicado
Imagen icono RSSSuscríbete

Entradas recientes

Ver todas las entradas