Quiénes somos
Imagen de cabecera

Cáceres y sus edificaciones, un recorrido por su Historia.

10/05/2013

Hablar de la historia de Cáceres y sus edificaciones, podría llevarnos horas y horas de literatura, puesto que son numerosos los vestigios del pasado en este campo. Queremos introducirle en un breve recorrido por el término municipal de Cáceres, enumerando los grupos y tipos de edificación más significativos hasta el siglo XX como son: torres y casas fuertes, castillos, palacios, cortijos y casas de campo, poniéndoles algunos ejemplos de las edificaciones más demostrativas de nuestros alrededores.

Torres y casas fuertes medievales: servían para la vigilancia de las tierras, mostraba el dominio del dueño sobre su territorio, aumentaba la seguridad frente a bandoleros y ladrones de ganado. Un ejemplo sería casa de Santiago de Bencáliz.

Castillos y palacios desde el siglo XVI: asociados a la actividad productiva, militar y de explotación agroganadera, siendo al mismo tiempo castillo, palacio y cortijo (Arguijuela de Abajo). Entrado el siglo XVI el modelo de castillo-cortijo se sustituye por el palacio-cortijo, en el que se aprecia la idea de la casa de recreo como puede ser casa de Carvajal-Villalobos.

Cortijos de los siglos XVII y XVIII: organizadas en torno a un patio; es un modelo más definido de cortijo con dedicación preferente a las actividades productivas del campo, aunque también está presente la función residencial. Las más significativas podrían ser la casa de Lagartera y la casa de Arrogatos.  Durante el segundo tercio del siglo XX, ésta completó su configuración con un espacioso patio en el centro, la casa principal en un lado, con su fachada hacia el exterior. Al estar construido con anterioridad, las tres crujías abiertas al patio están dedicadas a las diferentes funciones: pajares, cobertizos, almacenes, granero, horno y vivienda de operarios.

Casas de campo de los siglos XIX Y XX: el edificio se configura en torno a un patio cuadrangular central, disponiéndose en sus cuatro lados, de forma simétrica y ordenada. Las construcciones estaban dedicadas a la actividad agrícola y ganadera, así como para la casa principal. Era una configuración cerrada para garantizar la seguridad en evitar robos de ganados y otros de carácter domésticos. En la Sierra de San Pedro, se encuentra la construcción más representativa y que mejor define el modelo de cortijo con planimetría cerrada en “muralla” es el de Torre del Guijo, cuya casa principal es de estética historicista y se levanta a finales del siglo XIX o comienzos del XX. Otro ejemplo interesante lo constituye el cortijo Castillejo de Guadiloba, aunque es una instalación mucho más modesta y rústica.

Como podemos ver en estas pequeñas descripciones se aprecia que pese al paso de los años, las viviendas se utilizaban para la actividad  agropecuaria, fundamentalmente, y al mismo tiempo, se mantenía la función residencial y representativa.

Enviar un comentario
Su email no será publicado

¡Haz el primer comentario!

Imagen icono RSSSuscríbete

Entradas recientes

Ver todas las entradas