Quiénes somos
Imagen de cabecera

Ahorro de calefacción en viviendas.

26/10/2012

Con la llegada del frío, todos nos planteamos como ajustar los consumos energéticos de nuestra vivienda para conseguir el confort deseado al menor coste, máxime cuando los precios de los recursos energéticos, cada vez son más altos.  En primer lugar debemos tener presente que por cada grado que aumentamos la temperatura de la calefacción estamos incrementando un 7 % el consumo de energía. Por tanto parece sensato que la optimización de la temperatura ambiente será un factor determinante, pero no podemos olvidar factores como: Aislamiento de nuestra vivienda, ventilación, regulación de la caldera, etc.

En primer lugar debemos evitar las fugas de calor y proteger la casa contra el frío aislándola con doble acristalamiento y burletes en puertas y ventanas. Un aspecto importante a tener en cuenta al distribuir el mobiliario, es alejar los sofás, sillas y sillones de las puertas y ventanas. Es posible, que la casa esté lo suficientemente caliente, pero dependiendo de la ubicación donde nos encontremos, más cerca o más lejos de las ventanas, tendremos unas sensaciones diferentes.

Conviene no abrir las ventanas más tiempo del necesario: diez minutos son suficientes para ventilar una habitación. A partir de ahí se renueva innecesariamente el aire, se pierde calor y se reduce la temperatura dentro de la casa.

Hay que asegurarse de que el sistema de calefacción sea inspeccionado y limpiado cada año, es la mejor garantía para su eficiencia y seguridad.

Debemos regular la temperatura de nuestra vivienda, optimizándola para conseguir un confort adecuado, que debería ser entre 19 y 20 grados, recuerda que por cada grado adicional, estas incrementando un 7 % el consumo de energía, conforme a los datos del instituto de Tecnología Eléctrica.

En cuanto a las ausencias del domicilio sería recomendable que si sales de casa durante unas horas la posición del termostato debería reducirse a 15 grados, y en caso de ausencia prolongada un día o más, conviene desconectar la calefacción.

Tampoco podemos olvidar el programador y la colocación de válvulas termostáticas en los radiadores, que nos permite regular la temperatura y los horarios de encendido y apagado, con ello, conseguiremos optimizar el consumo, de una manera mucho más racional y ajustada a nuestras necesidades.

Por último, aunque a veces utilicemos los radiadores para secar la ropa no es lo más recomendable puesto que si están al descubierto rendirán al máximo.

En definitiva, estos pequeños consejos, que dependen de nosotros, la mayoría de ellos y que no suponen una nueva inversión, nos ayudaran a mantener el confort adecuado reduciendo el gasto energético en calefacción entorno a un 30 %.

Enviar un comentario
Su email no será publicado
Imagen icono RSSSuscríbete

Entradas recientes

Ver todas las entradas